El Gobierno amenaza con una nueva Tasa retroactiva en la fotovoltaica

91

> UNESA pide más recortes retroactivos para la energía solar fotovoltaica

Como ya noticiábamos el pasado día 27 de junio en la noticia titulada La Reforma energética del Gobierno español, medios de prensa como Europa Press y Cinco Días alarman hoy al sector de la energía solar fotovoltaica con la aprobación por el Consejo de Ministros de una nueva tasa a la generación eléctrica que afectaría a todas las tecnologías del régimen ordinario y especial.

En el caso de las renovables ello chocaría frontalmente con el espíritu del legislador ya que si se quieren potenciar éstas con tarifas reguladas, ayudas o subvenciones es un sin sentido imponerlas por otro lado una tasa.

Dicha tasa debería ser de aplicación únicamente a las tecnologías contaminantes, no a las que reducen las emisiones nocivas como la eólica y la fotovoltaica.

Según fuentes del Ministerio de Industria se quiere imponer la citada tasa a todos los megavatios en marcha, afectando a los proyectos fotovoltaicos sometidos al Real Decreto 1578/2008 con un recorte de la tarifa regulada del 23%, y del 14% para los proyectos fotovoltaicos del Real Decreto 436/2004 y Real Decreto 661/2007.

Tras los efectos retroactivos que han sufrido las plantas fotovoltaicas españolas con las promulgaciones del artículo Uno. Diez del Real Decreto 1565/2010 suprimiendo las tarifas fotovoltaicas a partir del año veinticinco, y con el recorte de horas de Sol del Real Decreto Ley 14/2010 va a ser muy difícil que los inversores, titulares de estas plantas, aguanten esta nueva embestida política.

Si a esta nueva tasa le sumamos que desde el Ministerio de Industria se desea:
1. Incrementar el Impuesto de la electricidad. Según la ley 38/1992 sobre impuestos especiales, todas aquellas instalaciones dedicadas a la producción de electricidad están obligadas a pagar el denominado Impuesto sobre la electricidad, que actualmente asciende a un 4,864 % sobre la producción total, e

2. Impedir la amortización de las instalaciones fotovoltaicas,

el riesgo de la inversión se agrava de manera agresiva para los actuales inversores y productores fotovoltaicos, llevando a muchos de ellas a la quiebra de sus empresas vehículares propietarias de las instalaciones fotovoltaicas.